All for Joomla All for Webmasters

EL COLEGIO PARROQUIAL SSCC “REINA DE LA PAZ”

Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento del Altar

 

Reseña Histórica

La historia del Colegio Parroquial de los Sagrados Corazones “Reina de la Paz” se remonta a su fundación el 19 de marzo de 1849 por gestión de las religiosas francesas de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento del altar, llamándose en sus inicios “Escuela del Espíritu Santo”, ubicada en el antiguo Convento e Iglesia de Belén, en el distrito de Lima, siendo la primera directora la religiosa francesa Cleonisa Cornier ss.cc. Posteriormente en 1918 se instaló en la calle Juan Simón del Jirón de la Unión, también en el distrito de Lima con el nombre de “Escuela gratuita de los Sagrados Corazones”.

En el año 1965 se traslada al distrito de San Isidro y desde el año de 1967 toma el nombre actual de “Reina de la Paz”.

El Colegio Parroquial de los Sagrados Corazones “Reina de la Paz” es un colegio de niños y niñas que atiende a los niveles de Inicial, Primaria y Secundaria, promovido por la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María, con su carisma de Contemplar, Vivir y Anunciar el Amor de Dios encarnado en Jesús. Tiene el compromiso de contribuir en la formación integral de la persona y en la construcción del Reino. Su finalidad es brindar una educación de calidad, teniendo como ejes los aspectos: espiritual, social y académico, estando a la vanguardia del conocimiento de la actualización educativa para que nuestros estudiantes puedan competir, afrontando retos y necesidades del tercer milenio, desarrollando sus potencialidades, capacidades y habilidades.

Nuestra propuesta se basa en la práctica de los valores cristianos para la formación de líderes cristianos, auténticos; dispuestos al cambio, siendo agentes protagónicos y transformadores en nuestra sociedad; comprometidos con su vivencia de la fe cristiana y con su país.

“Que unidos a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, hagamos presente el amor misericordioso de Dios”.